Si te has decidido a comenzar dieta cetogénica es muy probable que vengas de una época donde tu dieta era alta en carbohidratos.

Probablemente también comías más comidas de las que debías a lo largo del día, eso te llevo a una situación de resistencia a la insulina.

Muchas personas me dicen, no Marcos, yo estoy sano, mis análisis de azúcar en sangre están bien.

Bueno, aquí quiero decirte que tus análisis de azúcar en sangre no son una garantía de que estés sano, es muy normal que una persona tenga todo perfecto en estos análisis y que sin embargo esté enferma, incluso bastante enferma.

 

NUTRIENTES Y RESISTENCIA A LA INSULINA

Tantos años con resistencia a la insulina ha impedido la entrada de nutrientes esenciales dentro de la célula.

Esto ha afectado de manera importante a tu salud de muchas maneras, te ha hecho envejecer y también te ha hecho vivir peor, menos energía, peor estado de ánimo, etc.

Ahora que has empezado dieta cetogénica y ayuno intermitente estás empezando a sanar esa resistencia a la insulina, lo cual es algo positivo.

Ahora que los receptores de la insulina que hay en la célula comienzan a abrirse es hora de que comas nutrientes de calidad para darle a la célula todos esos nutrientes que tanto ha necesitado.

No hay mejor medicina que esa, nutrientes de calidad.

Hablemos un poco de ellos:

 

1.VITAMINAS

La carencia de vitaminas en la dieta habitual en nuestra sociedad es alarmante.

Además los alimentos refinados y azúcares agotan todavía más las pequeñas cantidades de vitaminas que puede haber en el cuerpo.

Por ello, es importante eliminar la basura que agota tus vitaminas y comer estas vitaminas de una manera natural para conseguir los mayores beneficios.

Siempre propongo comer de 7 a 10 tazas de vegetales variados al día para conseguir todas estas vitaminas, minerales, antioxidantes y fitonutrientes.

Por otro lado también están las vitaminas del grupo B, aquí te las recomiendo tomar en forma de levadura nutricional, un suplemento muy rico en vitaminas del grupo B.

Comprueba que esta levadura nutricional no sea fortificada o enriquecida, ya que en este caso serían vitaminas B sintéticas, las cuales nos aportarían muchos menos beneficios.

Recomiendo también combinar alimentos de origen vegetal con alimentos de origen animal. Hay ciertas vitaminas en las verduras, especialmente las solubles en grasa, que sólo vienen en forma de pre-vitaminas.

Esto significa que cuando comes espinacas, col rizada o verduras de hoja verde, la forma de pre-vitamina debe convertirse en la forma activa, esto a nivel de absorción significa que sólo absorberás aproximadamente el 4%.

Las carnes animales tienen ciertas formas fácilmente absorbidas de estos nutrientes, algo que no ocurre con las plantas.

Por lo tanto, te recomiendo obtener estas vitaminas tomando proteínas animales con grasa, muy importante esto, no las tomes sin grasa, tendrán mayor índice glucémico y de insulina, algo que no nos conviene en nuestro objetivo de sanar la resistencia a la insulina.

Importante también que optes por carnes orgánicas y alimentadas con pasto, marcan mucho la diferencia con las carnes comerciales.

 

2. VITAMINAS SOLUBLES EN GRASA

Las vitaminas liposolubles (A. D, E, K) son vitaminas que pueden penetrar en la célula de una manera mucho más profunda que otras vitaminas.

También se almacenan en tu grasa, lo que permite mantenerlas por más tiempo.

Los mejores alimentos para conseguir vitamina A completamente absorbible son los huevos, el aceite de hígado de bacalao, el pescado graso, la mantequilla, el hígado alimentado con pasto y los lácteos alimentos con pasto.

En cuanto a la vitamina D, una vitamina de la que hay mucha deficiencia hoy en día, la mejor manera de conseguirla es a través del sol, por ello siempre recomiendo de 30 a 40 minutos de exposición al sol todos los días.

 

3. VITAMINA K2

La vitamina K2 es una vitamina liposoluble que es importante para mantener el calcio fuera de los tejidos blandos (arterias y articulaciones).

Puedes conseguirla en lácteos alimentados con pasto, queso, yema de huevo e hígado alimentado con pasto.

 

4. POTASIO

Necesitamos 4.700 mg de potasio al día, pero pocas personas consiguen esta cantidad, se quedan muy lejos, lo cual deriva en síntomas variados, más estrés, peor descanso, problemas cardíacos, etc.

La tendencia popular es conseguir este mineral del plátano, cada plátano te aporta unos 300 mg de potasio, pero conllevaría comer mucho plátano cada día, unas cantidades de fructosa que no nos interesan para conseguir nuestro objetivo de sanación.

Mucho mejor optar por aguacates,  remolachas y verduras de hoja verde, además de potasio te aportarán otras vitaminas y minerales.

Cada comida del día debe tener una alta presencia de estos alimentos, de esta manera podremos llegar a los 4.700 mg de potasio, así que medio plato de cada comida deberá incluir vegetales variados.

Alimentos como las espinacas, la rúcula, el repollo, la coliflor, la kale, te proporcionarán maravilloso nutrientes que te ayudarán a deshacer la resistencia a la insulina.

Existen numerosos estudios que demuestran como diversos nutrientes (vitaminas A, B, C, D, K, potasio, magnesio, cromo) mejoran la sensibilidad a la insulina.

Si además combinas este tipo de alimentación con ayuno intermitente los resultados todavía serán más espectaculares.

 

¿Estás haciendo Keto Saludable o Keto sucio?

 

 

 

 

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?