up

Vas a Morir Igualmente, come lo que quieras

Insert Video

Estaba el otro día en una cafetería esperando mi café de la mañana, ya sabéis ese café orgánico y sin azúcar que me ayuda a alargar mi ayuno de la mañana para llegar a las 16 horas de ayuno.

En esta cafetería hacen comidas cetogénicas, a mi alrededor había un par de chicas mirando la carta para ver que pedían, una de ellas trataba de pedir algo de dieta cetogénica pero la otra la dijo «Tienes que olvidarte de la dieta cetogénica, disfruta, y come lo quieras, vas a morir igualmente». Me llamó la atención ese mensaje que probablemente tú también habrás oído a tu alrededor si llevas un tiempo tratando de mejorar tu dieta y tu estilo de vida.

Hablemos un poco de esto si te parece enfocándonos en 4 puntos:

1. La persona que dice esta frase asume que comer sano implica no disfrutar:

Comer sano, estar en dieta cetogénica, no quiere decir que no puedas disfrutar comiendo o disfrutando de deliciosos postres, por supuesto que puedes hacerlo, puedes preguntar a cualquier persona que esté haciendo dieta cetogénica de manera correcta y te confirmará que disfruta en las comidas, además se siente de maravilla porque además de disfrutar consigue eliminar de su vida el hambre, los antojos y la ansiedad que provoca ser un yonqui de los carbohidratos, así que sí, comer sano, estar en dieta cetogénica no impide para nada el no poder disfrutar.

2. Alimentos placenteros:

Todos hemos disfrutado de alimentos placenteros, lo hacemos ya en la infancia, ya que la industria de la alimentación ya los prepara para ti en la etapa de bebé y de niño, cuanto antes seas un yonqui mucho mejor, más dinero se gana contigo, es un escándalo ir a los supermercados y ver como los productos para bebés y para niños están llenos de azúcares añadidos e ingredientes artificiales ¡Alguien debería controlar eso de verdad!

Recuerdo en mi infancia disfrutar de este tipo de «alimentos», en mi país se conocían por ejemplo como bollycaos, donettes, donuts, cañas de chocolate, que delicioso estaba todo aquello, como disfrutaba, y lo bien que te sentías recibiendo el chute de azúcar.

Pero hay un problema, estos alimentos te hacen adictos a ellos, y cuando los tienes durante mucho tiempo en tu vida siempre surgen los problemas, úlceras, acidez, gases, estreñimiento, problemas en la vesícula biliar, hinchazón, es increíble la de personas que sufren estos problemas hoy en día.

3. Los alimentos placenteros aumentan la dopamina.

La dopamina es un neutransmisor que se dispara cuando comes este tipo de alimentos placenteros, te sientes bien, se reducen las emociones, el estrés, pero es una trampa, porque cada vez más necesitando más cantidad de estos alimentos placenteros para conseguir los mismos efectos de la dopamina, hasta que llega un día que los efectos desaparecen y tú continuas ahí enganchado a algo crees que es un alimento, pero que realmente no lo es.

Es muy similar al consumo de drogas, cada vez es necesaria más cantidad para tener el subidón, y al final y sabes como acaba la historia, tu vida arruinada.

4. Las personas hoy en día están muriendo lentamente.

Nuestra sociedad vive preocupada por alargar la vida, y está bien, se pude conseguir, propongo por supuesto el camino saludable e inteligente para conseguirlo.

Pero cuando no te has cuidado durante 30-40 años y llega esa edad de más experiencia, te conviertes en un problema y puede ser que acabes por ejemplo en un asilo de ancianos para que te cuiden porque tú eres incapaz.

Y ahí estás tu en tu habitación, con unas maravillosas vistas, con alguien que te ayuda para lavarte, con un buffet variado para que disfrutes, jugando con el resto de amigos a partidas de cartas, con algo de música los fines de semana para que te entretengas, todo ello parece un plan muy atractivo y seductor ¿Verdad?

Claramente estoy siendo sarcástico, puedes acabar así porque no te has cuidado, y ahora requieres mucha ayuda, quisieras hacer muchas cosas, vivir de otra manera, pero te encuentras atrapado en tu cuerpo, un cuerpo que no funciona porque lo has maltratado, un cuerpo gordo, inflamado, enfermo, tóxico, un cuerpo que te provoca dolores de todo tipo.

Es un posible incluso que desearás morir, pero el problema es que eso no va a ocurrir, la muerte va a llegar lentamente mientras tu vives una pseudo vida, podrías estar disfrutando de experiencias, pero son tantos los problemas en tu cuerpo que no puedes.

Todo ello por haberlo maltratado, por comer basura durante tantos años, por no ser consciente de que tu cuerpo es un vehículo, es tu verdadero hogar, y después de amarlo y cuidarlo cada uno de los días.

Tú has sido el responsable, y ahora sólo queda esperar, una espera que puede ser muy larga.

LA AUTÉNTICA FELICIDAD

La auténtica felicidad no pasa por comer basura en tus comidas para conseguir un poco de gozo.

Porque consumas alcohol para intentar acallar una mente que tiene totalmente tomada el control de tu vida.

Hasta visto alguna vez un niño de 2-3-4-5 años, irradian una felicidad increíble, ¿ Por qué? Porque disfrutan el momento presente como si no hubiera nada más, se entregan de una manera total con todo su ser, movilizan todo su amor, su energía, su inteligencia, su conciencia,  y claro, cuando haces eso aparece esa felicidad que es propia de la vida, de la experiencia.

Pero poco a poco nos vamos alejando de eso.

No se nos enseña de niños que debemos estar apoyados siempre en esa riqueza propia de nuestro ser, más bien se nos enseña a seguir un modelo, a hacer las cosas de una manera para conseguir esa felicidad, hacer las cosas de una manera, comportarnos de una manera, seguir el modelo marcado, poco a poco todo esto nos va alejando de todo aquello que era natural y gratuito.

Pronto empezamos a notar lo que es el miedo, y eso nos hace protegernos y dejar de ser nosotros mismos, nos aleja de una vida que nos lo da todo de manera gratuita, pero que vivida de una manera mental, desde el ego, desde el miedo, es una vida mal vivida.

Y al vivirla mal cometemos mil errores, abusar de la comida, del alcohol, de las drogas, de los medicamentos, una vida de excesos.

Deja de seguir esas cosas tan importantes que propone tu mente a todas horas, es sólo una trampa, una trampa que te aleja de una vida bien vivida, vuelve a tu ser, sigue estando ahí, nunca se ha ido, conecta con tu riqueza natural para vivir bien y que eso se traduzca muy pronto en un buen peso y una buena salud.

Cuídate, quiérete, nadie lo hará por ti.

Deja tu comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies